Saltar al contenido

Cómo hablar con su empleada de hogar sobre distintos temas

como hablar con su empleada de hogar

Cómo hablar con su empleada de hogar. Todas las personas que hemos tenido servicio doméstico y aquellas que también han trabajado en una casa coincidiremos en que no es siempre fácil mantener relaciones cordiales entre ambas partes.

No es fácil porque en cierto sentido, la empleada está “invadiendo” un lugar privado (el hogar del empleador) y porque además ambas partes tienen que adaptarse mutuamente.

Muchas veces en contra de las expectativas que cada una de las partes se ha creado, ya sea del empleador hacia la empleada o de la empleada hacia el empleador.

Me explico:  Si la empleada no cumple con las expectativas de su empleador, ésto generará una situación de tensión y que obviamente hay que solucionar. Aquí explicaremos cómo afrontar esas situaciones en que quizás usted como empleador está a disgusto pero no sabe cómo hablar con su empleada sin que la relación de confianza que se ha creado, se quiebre.

Cómo hablar con su empleada de hogar – 7 consejos

1) Hable de forma pausada: De esta forma se asegurará que la otra persona esté receptiva y le entienda bien el mensaje.

2) Hable sin agresividad:  No hable en caliente. Si usted está enfadada, es mejor que espere a calmarse y luego heble sobre el tema a resolver, lo que le molesta, etc.  Un consejo es que primero escriba todo lo que quiere decir (además le servirá como “terapia”), y luego pasado unas horas lo revise. Ya verá que lo verá con otros ojos.

Si usted le habla con agresividad a su empleada, esta se cerrará y no pondrá atención en el mensaje que le quiere transmitir, sino que en las formas. Y no habrá logrado nada, al contrario, habrá logrado que haya resentimiento hacia usted, y seguro que será una bomba de relojería.

3) Haga críticas constructivas y evite las “palabras asesinas”.   Evite las palabras Siempre, Nunca, Jamás. En vez de decir, por ejemplo, “eres un…” comience sus frases con “me molesta que…”   Én vez de decir “tienes que… ”  comenzar con un  “a ti qué te parece… “

4) Evite los gritos y los chillidos.   Nuestra larga experiencia nos ha demostrado que esto es una de las cosas que más desagradan a las empleadas y es motivo a que renuncien o trabajen a disgusto. TODO se puede hablar desde el respeto.

5) Evite frases como “para eso te pago..” pues es muy humillante y es una frase que no corresponde decirla bajo ninguna circunstancia.

6) Y muy importante tener claras las EXPECTATIVAS: Asegúrese que sus expectativas son normales y están de acuerdo a la capacidad de trabajo y carga de trabajo de su empleada. Recuerde que el día tiene horas limitadas y muchas veces no se logra llegar a todo y a fondo. Es por esta razón que le aconsejamos que :

7) Deje todo por escrito. Esta es una forma muy efectiva para que su empleada sepa qué hacer, cuándo y cómo.  Así evita el “usted me dijo otra cosa”, “no le entendí bien”, etc. 

Recuerde que tiene sí o sí, invertir tiempo en la formación de su empleada y en hacer que ella sepa muy bien cuáles son las expectativas que tiene que cumplir.

Recuerde que “la calidad de sus relaciones personales en todo ámbito, depende de la forma que usted se comunique con los demás.

Escrito por Sonia de la Cuadra